lunes, 20 de noviembre de 2017

Bundt cake de dulce de leche


El pasado 15 de noviembre se celebró el National Bundt Cake Day y hoy lo celebramos en el blog con este delicioso bundt de dulce de leche. Un jugoso y tierno bizcocho cubierto con un pequeño toque de glaseado que le da más gusto todavía. 

Como solo somos dos en casa, cuando hago bizcochos así suelo congelar parte de él en porciones para no acabar comiéndolo toda la semana. Lo saco a la noche y por la mañana está igual de rico que recién hecho.


INGREDIENTES:
  • 250 gr. de harina
  • 3 huevos
  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 130 gr. aceite
  • 175 ml. de buttermilk
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 1/2 cucharadita de levadura
  • pizca sal
  • 250 gr. de dulce de leche
Glaseado:
  • 50 gr. de dulce de leche
  • 1-2 cucharadas de leche

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º. 

Batimos los huevos con el azúcar hasta que aumenten de volumen. 

Incorporamos el aceite y el buttermilk y batimos de nuevo. 

Integramos a la mezcla anterior la harina tamizada con la levadura, el bicarbonato y la pizca se sal. 

Por último incorporamos el dulce de leche con movimientos envolventes. 

Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 45 minutos, hasta que al pinchar con un palito salga limpio. Dejamos enfriar 10 minutos en el molde sobre una rejilla. Luego desmoldamos y dejamos que termine de enfriar. 

Podemos preparar un glaseado que lo hará más delicioso todavía mezclando el dulce de leche con una o dos cucharadas de leche, según la consistencia que queramos darle. 

¿Un trocito?


Hasta la semana que viene!!!

lunes, 13 de noviembre de 2017

Chips de patata caseras (al natural y con sabor)


Una vez más me uní al reto de Cocinando sabores #estotecuidalapatata en Instagram. En esta ocasión teníamos que preparar chips de patata caseras y no dudé ni un segundo de que participaría.

Hice las chips no una, sino dos veces. La primera vez las hice al natural (segunda y última foto) y con un toque de especias mejicanas (primera foto). Las volví a repetir otro día con curry y ajo en polvo (no saqué fotos, directamente nos las comimos, jejeje). Tengo que decir que todas fueron un éxito. Las metí en una lata donde suelo guardar galletas y tuve que esconderlas para no acabar con ellas. Quería comprobar cuanto tiempo aguantaban crujientes y os aseguro que al cuarto día crujían y sabían tan ricas como el primero. No duraron más, así que a partir de ahí no puedo dar fe de su buena conservación. Aunque no creo que os lleguen ni siquiera al segundo día de lo buenas que están, jejeje.

A las chips al natural ni siquiera les eché sal. Estoy acostumbrada a comer las Bonilla sin sal, no por nada, sino porque me gustan más que las saladas y las caseras también me encantaron sin él. 

Para cortarlas no hace falta mandolina, con un simple pelador de patatas os quedarán bien finas. Podéis ponerle el aroma que queráis y hacer un surtido de chips para sorprender a los vuestros. Seguro que querrán repetir!!!


INGREDIENTES:
  • patatas 
  • aceite de oliva 
  • sal
  • opcional: especias mejicanas, curry en polvo, ajo en polvo o el sabor que quieras darle a tus chips

PREPARACIÓN:

Pelar las patatas y lavarlas. Con una mandolina o un simple pelador de verdura hacer rodajitas bien finas. Ponerlas en un bol con agua y luego secarlas bien. 

Si vamos a darle sabor sabor a nuestras patatas ponerlas en otro bol y embadurnarlas con la especia escogida al gusto de cada uno. 

En un cazo, sartén o freidora, calentar abundante aceite (bien caliente, pero no humeante o se quemarán) e ir friendo las rodajas de patata de pocas en pocas. Escurrirlas sobre papel de cocina y espolvorear con un poco de sal. 

Dejar enfriar (si aguantáis, claro), guardarlas en una bolsa o lata bien cerrada y ya tenemos listas nuestras chips para ver la peli del domingo!!!

Apetecen, verdad???


Hasta la semana que viene!!!

lunes, 6 de noviembre de 2017

Tajín de ternera y garbanzos


Tras el cambio de hora, los días son más cortos, las temperaturas cada vez más frías y apetecen mucho más platos con los que calentar el cuerpo. Aunque se de algun@ que comería caldo gallego todo el año!!!

Este tajín que os traigo hoy es toda una delicia de sabores y la carne queda tan tierna que se deshace con solo mirarla. Si no tenéis el recipiente del tajín no pasa nada, yo lo hago en una cazuela de hierro y queda genial. Sólo hay que darle tiempo y dejarlo hacer lentamente. Vamos allá!!!

INGREDIENTES:
  • 800 gr. de ternera para estofar en trozos 
  • 400 gr. de garbanzos cocidos
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de ras al hanout
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • sal
  • pimienta
  • perejil
  • aceite

PREPARACIÓN:

Echar un chorro de aceite en la cazuela y dorar los trozos de carne con las cebollas cortadas en plumas y el diente de ajo bien picado. Salpimentar, añadir las especias y unas ramitas de perejil. 

Cubrir con agua y dejar cocer a fuego bajo con la cazuela tapada sobre una hora y media, hasta que la carne esté tierna. Añadir los garbanzos y cocer diez minutos más. 

Servir calentito con perejil picado y mucho pan para mojar.

Buen provecho!!!


Con esta receta participo en el #Sundaytime #RecetasconGarbanzos #SemanadelGarbanzo, organizado por Kidsandchic y que en esta ocasión tiene como anfitriona a Las recetas fáciles de María.