lunes, 30 de octubre de 2017

Cupcakes de Oreo para Halloween


Estamos a las puertas de la fiesta más terrorífica del año. Halloween está cada vez más instalado en nuestro país y desde semanas antes las redes se inundan de propuestas dulces y saladas para la ocasión. 

Yo este año la verdad no pensaba preparar nada, pero impulsivamente una tarde se me ocurrio hacer unos cupcakes con un paquete de galletas oreo que tenía abandonado en la despensa. Llevaba un porrón de tiempo sin preparar cupcakes y de oreos no los hiciera por lo que era la ocasión perfecta para darle un toque halloweenero. Dicho y hecho sin pensarlo más me puse manos a la obra. Qué malos son los impulsos a veces, jejeje. 

Para los bizcochos hice la receta de los black velvet cupcakes, si pincháis en el enlace veréis lo jugositos que quedan. Para la crema en vez de hacer la típica con queso de los cupcakes de oreo me decanté por una sedosa crema de mantequilla de merengue suizo. La combinación resulta deliciosa y no demasiado dulce. 



INGREDIENTES:

Bizcochos:
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 150 gr. de azúcar
  • 1/2 cucharadita de vinagre de manzana
  • 100 ml. de buttermilk 
  • 100 ml. de aceite
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 100 gr. de harina
  • 25 gr. de cacao en polvo
Crema:
  • 2 claras de huevo
  • 100 gr. de azúcar
  • 150 gr. de mantequilla
  • 90 gr. de galletas oreo trituradas
Decoración:
  • galletas oreo
  • fondant para ojos y boca
  • telarañas de chocolate

PREPARACIÓN:

Para preparar los bizcochos de nuestros cupcakes precalentamos el horno a 175º. 

En un bol tamizamos la harina con el cacao en polvo, el bicarbonato, sal y azúcar. 

En otro bol batimos un poco el huevo y lo mezclamos con el buttermilk, el aceite, vinagre y vainilla. 

Integramos los sólidos con los líquidos y vertemos la masa en nuestras cápsulas de cupcakes.

Horneamos unos 18 minutos, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. 

Para preparar la crema suiza de galletas oreo ponemos al baño maría las claras con el azúcar y removemos hasta que se disuelva. Lo hará a unos 55º. Las montamos hasta que formen picos y enfríen (yo primero las dejo enfriar en la nevera un rato) y añadimos la mantequilla blanda poco a poco mezclando hasta obtener una crema fina y sedosa. Añadimos las galletas oreo trituradas y mezclamos hasta que estén bien integradas. 

Ponemos la crema en una manga con boquilla de estrella y decoramos nuestros cupcakes en espiral. Para darle un toque de halloween hacemos unos bichejos con las galletas, utilizando fondant para ojos y boca. También podemos hacer unas telarañas con chocolate derretido y colocarlas encima de la crema. 


Celebres o no celebres, que pases una feliz noche de Halloween!!! Nos leemos la semana que viene!!!

lunes, 23 de octubre de 2017

Zanahorias asadas con especias



Este año planté mis primeras zanahorias. Y para mi sorpresa, nacieron, jejeje. 

Os confieso que aquí el entendido en huerto y plantaciones es Juan, yo... ni papa. Ni siquiera me acuerdo de regar, jejeje. Pero mis aromáticas están todas vivitas y coleando a pesar del poco cariño que les doy. También me atreví a plantar canónigos y rúcula y me llenó de alegría verlos crecer en mi pequeño huerto!!! 

Como os comentaba al principio, las zanahorias fueron toda una sorpresa. Compré las semillas sin mucha fe, las esparcí sin xeito nin forma, las regué (cuando me acordaba, jejeje) y cuando me cansé de esperar las recogí (ya dije que no valgo para ésto, jejejeje). Como impaciente que soy quería ver si había algo debajo de la tierra que se pareciera a una zanahoria y mis pequeñas amigas allí estaban, pequeñas, pero bonitas y deliciosas. Tendría que haber esperado para que fueran más grandes, pero así tenían el tamaño ideal para hacerlas enteras y como dicen que cuanto más pequeño más rico ;), pues habrá que hacer caso!!!

Acabaron asadas en una fuente de horno desprendiendo aroma y delicioso sabor a especias. Y yo orgullosísima de mis pequeñas zanahorias. Qué pena que me guste tan poco la huerta!!! 

INGREDIENTES:
  • 500 gr. de zanahorias pequeñas
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de semillas de cilantro
  • unas ramas de cilantro fresco
  • 1 diente de ajo
  • sal 
  • 3-4 bolas de pimienta
  • salsa de yogur (yogur, menta y chorro de limón)

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180º. 

Lavar bien las zanahorias y pelarlas si lo deseáis. (Las mías como eran pequeñitas no las pelé) Ponerlas en una fuente apta para el horno. 

Con un mortero, majar el diente de ajo con sal, pimienta, el cilantro fresco, el aceite y el resto de las especias para formar una pasta. (Si queda demasiado espesa le podemos añadir una cucharada de agua). Embadurnar las zanahorias con esta mezcla y asarlas unos 20 minutos hasta que estén blanditas. 

Para mojar y darle un toque de frescor podéis preparar una sencilla salsa de yogur con menta y un chorro de limón. 

Son ideales como guarnición de carnes o para servir de picoteo como fue mi caso acompañando unas deliciosas croquetas de jamón. 


Hasta el próximo día!!!

lunes, 16 de octubre de 2017

Curry de pollo amarillo pukka


Esta receta de pollo que os traigo hoy está para dejar la cazuela limpia. El olor que desprende la cocina invita a sentarse a la mesa y servirse una buena cantidad. Cuando lo pruebas te quedas con ganas de más, de coger un último trozo de pan para rebañar en la salsa, de hincarle el diente a otra patita de pollo. Acordaros de parar, jejeje!!!

La receta la saqué de uno de los libros de Jamie Oliver que me regalaron por mi cumpleaños. Los estoy disfrutando un montón, recetas sencillas para todos los gustos, de andar por casa, rápidas, trucos para aprovechar... No se si sabéis que muchos de sus libros están de promoción, muy baratitos. Si os gusta Jamie, no los dejéis escapar!!!


INGREDIENTES:
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 trozo de jengibre, tamaño pulgar
  • 2 pimientos amarillos
  • 2 chiles rojos sin semillas
  • 15 gr. de cilantro fresco
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de cúrmula
  • 2 cucharaditas de curry
  • 8 patas pollo
  • aceite 
  • 400 gr. de garbanzos cocidos
  • 1/2 l. de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de tomate triturado
  • arroz para acompañar, yogur y limón

PREPARACIÓN:

Pelar las cebollas, los ajos, el jengibre y quitar las semillas a los pimientos. Poner en el vaso de la batidora una cebolla, los ajos, un pimiento, el jengibre, los chiles, los tallos del cilantro, la miel, la cúrcuma y el curry y triturar hasta formar una pasta. 

En una cazuela con un chorro de aceite dorar las patas de pollo. Retirarlas. En la misma cazuela pochar la cebolla y el pimiento unos minutos. Agregar la pasta que teníamos triturada y cocer 5 minutos. Añadir 1/2 l. de caldo de pollo hirviendo, los garbanzos escurridos, el tomate triturado y salpimentar. Tapar y dejar cocer a fuego bajo unos 45 minutos. 

Podemos servirlo aderezado con zumo de limón, cucharadas de yogur y las hojas de cilantro, acompañado de arroz cocido.

Para chuparse los dedos!!!


lunes, 9 de octubre de 2017

Crema de chocolate y avellanas


Leche, cacao, avellanas y azúcar... si eres fan de Nocilla, Nutella o similar, no deberías dejar de probar a hacer la versión casera de la crema de chocolate y avellanas. No, no será lo mismo, pero no llevará ni conservantes ni colorantes. Estará hecha por ti, será más sana e igualmente deliciosa. 

Yo hace tiempo que tenía en mente prepararla y aprovechando el reto que propuso "Cocinando sabores" en Instagram no lo dejé pasar. Bajo el #estosieslacremdelacrem encontraréis un montón de versiones de esta crema apta para todos los gustos. 


El pasado jueves 5 fue el día marcado por Esther para la publicación del reto en Instagram y hoy os traigo la receta al blog. 

La hice la última semana un poco a las prisas. No soy de las que le gusta dejar las cosas para el final, pero aquí no encontré las avellanas y tuve que esperar a hacerme con ellas. Hice todo el mismo día, la receta y las fotos, sin dejarla reposar, por lo que no tiene tanto cuerpo. Cuando enfría queda con la textura de las famosas cremas de untar. El cruasant que la acompaña no está hecho por mi, fue comprado especialmente para las fotos, aunque después me lo comí, claro, jejeje. 

Vamos con la receta!!!


INGREDIENTES:
  • 150 gr. de avellanas peladas y tostadas
  • 250 gr. de chocolate con leche
  • 75 gr. de chocolate negro
  • 250 gr. leche
  • 25 gr. de miel 
  • pizca de sal

PREPARACIÓN:

Si las avellanas no vienen tostadas deberemos tostarlas, bien en el horno o en una sartén y las frotamos para quitarles la piel. A continuación las trituramos hasta que suelten el aceite y quede como una pasta. (Yo lo hice con paciencia y puñado a puñado en un molinillo de café que uso para esas cosas. Se termina bastante rápido, más que con el accesorio de la batidora.)

Hervimos la leche con la miel. Ponemos la pasta de avellanas en un bol con los chocolate y una pizca de sal y vertemos la leche por encima hasta que se funda el chocolate y quede homogéneo. 

Rellenamos unos botes con nuestra crema de cacao y avellanas, la dejamos templar y luego los metemos en la nevera donde pasadas unas horas tendremos nuestra crema lista para usar. 


Dulce semana!!!

lunes, 2 de octubre de 2017

Solomillo con costra de parmesano y pistachos


Hay carnes que no necesitan nada más para estar deliciosas. Un buen solomillo de cerdo a la plancha me deja más que satisfecha, pero como también me gusta variar, esta vez me decanté por hacerlo al horno con una costra de parmesano y pistachos que está de rechupete y una sencilla salsa de cebolla. 

No tiene complicación ninguna y resulta muy vistoso, ideal para cualquier celebración que se precie acompañado de vuestra guarnición favorita. Al lío! 



 INGREDIENTES:
  • 1 solomillo de cerdo
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • 30 gr. de parmesano
  • 30 gr. de pistachos
  • 5 hojas de albahaca
  • 20 gr. de panko
  • 1 huevo
  • patatas en gajos
  • rúcula
Salsa:
  • 1 cebolla
  • mantequilla
  • chorro de brandy
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 vaso de caldo de verdura
  • sal
  • pimienta

PREPARACIÓN:

Cortar el solomillo en dos trozos. Poner un chorro de aceite en una sartén y sellarlo a fuego vivo por todos lados. Salpimentar y reservar. 

Precalentar el horno a 180º.

Mezclar el parmesano rallado con los pistachos picados, la albahaca picada y el panko. Pasar el solomillo por el huevo batido y luego por la mezcla anterior, que quede bien cubierto. Hornear unos 15-20 minutos. 

Mientras se hornea el solomillo preparamos la salsa. Cortamos la cebolla en plumas y la pochamos en una nuez de mantequilla. Añadimos un chorrito de brandy y una cucharadita de harina, dejamos que coja un poco de color e incorporamos el caldo, removiendo mientras la salsa va espesando. Salpimentamos.

Servimos el solomillo acompañado de patatas en gajos, rúcula y la salsa aparte para servirse al gusto.

Buen provecho!!!