jueves, 16 de abril de 2015

Soufflé de carne al curry


Hace unas semanas, cuando publiqué la lasaña de patata y carne con bechamel de curry, os comenté que me había sobrado del relleno y la bechamel. Hoy os los traigo convertidos en deliciosos soufflés. Un pelín menos fácil que si lo recicláramos con cualquier otra cosa, pero el resultado merece la pena. 

En su día los hice en el horno de gas, con miedo y sin esperanza ninguna de que subieran, pero vaya si subieron... claro que llené los moldes demasiado y alguno incluso desbordó. Eso sí, fue sacarlos del horno y en un par de minutos adiós altura. Pero de sabor más que buenos, incluso recalientes. Juan dijo que los podía volver a hacer, pero 4 solo para él, jejeje.

INGREDIENTES:

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 175º.
Mezclamos la bechamel con las sobras de carne y las yemas. Batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos con cuidado a la mezcla anterior. 
Vertemos en los moldes individuales y horneamos unos 30 minutos, que suban y estén doraditos. Servimos al momento que bajan en un vuelo.


lunes, 13 de abril de 2015

Bizcochitos de limón y frambuesas


Pocas cosas hay mejores que empezar la semana dulcemente. Lunes, este día tan "odiado" para muchos se lleva mucho mejor con unos bizcochitos para el desayuno. Por lo menos eso piensa Juan, y es que fue él quien los disfrutó. Dice que están bien ricos y yo me fio mucho de su palabra, jeje.


Son tan sencillos y rápidos de hacer que no hay excusas que valgan para ponerse manos a la masa. Y quedan tan bonitos en tamaño mini!!! Además salen una buena cantidad. Hice solo 6 pequeños, pero da por lo menos para 15. Con el resto de la masa hice otro más grande sin frambuesas, que a mi no me gustan, también muy rico con todo el sabor a limón. 


Bien guardaditos aguantan perfectamente al menos 3 días, si no acaban antes con ellos!!! Aunque también podéis dividir los ingredientes a la mitad y hacer menos cantidad.


Con esta receta participo en el concurso del blog Cocinando con Las Chachas: "Tu mejor receta al horno".


Muchas felicidades por esos 3 añitos, qué sean muchos más!!! ¿Un bizcochito para celebrarlo?



INGREDIENTES:
  • 2 huevos 
  • 100 gr. aceite suave
  • 180 gr. harina
  • 1 cucharadita levadura:
  • 1/2 cucharadita bicarbonato
  • pizca de sal
  • 150 ml. buttermilk
  • 215 gr. azúcar
  • ralladura de 1 limón
  • zumo de 1/2 limón
  • 3 frambuesas para cada bizcochito

PREPARACIÓN:

Tamizamos la harina con el bicarbonato, la levadura y la sal.
Batimos los huevos con el azúcar. Añadimos el aceite, el buttermilk y el zumo. Integramos la harina tamizada en el batido anterior. 
Vertemos un poquito de masa en los moldes y colocamos tres frambuesas en cada uno, vertemos el resto de la masa llenándolos 2/3 de su capacidad.
Con el horno precalentado a 180º los horneamos unos 15 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla y los desmoldamos.


Si nada me lo impide nos vemos el jueves con una receta de reciclaje, hasta entonces... ¿quién se come el último trocito?


lunes, 6 de abril de 2015

Torrijas "con sabor a donuts"


Hace años, pero muchos años, tantos que ya ni me acuerdo, que no como torrijas. También hace unos cuantos que tengo ganas de hacerlas y por unas o por otras no les toca. Pero todo llega a su fin y hace unos días la espera terminó. 

Tenía ganas de hacer la receta de torrijas con sabor a donuts del libro de Nigella Lawson desde que me lo regalaron y aunque no saben ni mucho menos a donuts si que están muy ricas.



INGREDIENTES:
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita vainilla en pasta
  • 60 ml. leche
  • 4 rebanadas de pan
  • 25 gr. mantequilla
  • 50 gr. azúcar

PREPARACIÓN:

Batimos los huevos con la leche y la vainilla. Mojamos el pan en esa mezcla 5 minutos por cada lado. Calentamos la mantequilla en una sartén y freímos el pan hasta que esté dorado y socarrado. Las ponemos sobre papel absorvente y seguidamente las rebozamos en el azúcar y servimos. 



lunes, 30 de marzo de 2015

Bundt cake de limón, jengibre y pimienta blanca


Os confieso que le tenía un poco de "miedo" a este bizcocho. Eso de que llevara pimienta me parecía un pelín atrevido, jeje, y tampoco había probado nada con jengibre, por lo que fue un riesgo hacerlo y que no acabara en la basura. Bueno, siempre lo podría comer el perro, que le encanta el dulce.
Pero ya hace meses que acabó todito en nuestras barrigas. Aunque un pelín picante si que es, otra receta del libro de "El rincón de Bea" que nos encantó, no sobró ni una miguita.



INGREDIENTES: (yo usé la mitad de ingredientes, os pongo la receta original)
  • 250 gr. de mantequilla
  • 250 gr. de azúcar
  • 3 huevos L
  • 420 gr. de harina
  • 3/4 de cucharadita de bicarbonato
  • 3/4 de cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de pimienta blanca
  • 250 ml. de buttermilk
  • 2 cucharadas de ralladura de limón
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado (yo usé una en polvo)

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 170º. Engrasar un molde bundt de 25 cm.
Mezclar el jengibre, la ralladura y el zumo de limón. Reservar. 
Tamizar la harina, el bicarbonato, levadura y pimienta. Reservar.
Batir la mantequilla y azúcar hasta que esté cremosa. Añadir los huevos uno a uno, ligeramiente batidos, a velocidad baja. 
Añadir un tercio de la harina alternándola con el buttermilk. 
Incorporar la mezcla de zumo de limón, ralladura y jengibre. Mezclar bien.
Volcar la mezcla en el molde y hornear unos 45 minutos, hasta que el palillo salga limpio. 
Dejar reposar en el molde 10 minutos sobre una rejilla y luego desmoldar boca abajo y dejar enfriar totalmente.


Delicioso, ligeramente picante y fresquito. Os lo recomiendo. 

Qué disfrutéis de esta semanita de vacaciones el que pueda y el que no, aunque sea en casita. Yo disfrutaré de mis sobrinas!!! Nos vemos el lunes!!!

jueves, 26 de marzo de 2015

Lasaña de patata y carne con bechamel de curry


Me gusta la cocina sencilla, con ingredientes básicos y nada raros. Los mismos ingredientes, preparados de distintas maneras, ofrecen diferentes resultados y ahí es donde más me gusta variar. Aunque a veces también me gusta experimentar con algo más complicado o con algún ingrediente menos común. 

En muchas de vuestras cocinas el curry es un ingrediente habitual, en la mía poco lo uso. Tengo una relación amor-odio con él y la balanza de momento no se decanta para ninguno de los dos lados. Con esta lasaña el resultado fue positivo, un puntito más a favor.



INGREDIENTES:
  • 2 patatas en rodajas finas
  • 400 gr. carne picada ternera
  • ajo
  • perejil
  • sal
  • pimienta
  • un cucharón de caldo de verdura
  • chorro de brandy
  • 200 gr. salsa de tomate
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 500 ml. leche
  • 1 cucharadita curry
  • queso rallado

PREPARACIÓN:

Ponemos las rodajas de patata en un bol con un poco de aceite y las hacemos en el micro hasta que estén blandas. 
Salpimentamos la carne y le añadimos un ajo y perejil picaditos. La sofreímos en una cazuela con el tomate, el brandy y el caldo hasta que reduzca la salsa.
Preparamos la bechamel, para ello derretimos la mantequilla, añadimos la harina y dejamos que coja color un par de minutos. Incorporamos la leche y removemos sin parar a fuego bajo hasta que vaya espesando. Le subimos el fuego, añadimos un toque de sal y el curry y dejamos cocinar unos minutos. 
Para montar las lasañas, en formato individual en mi caso, nos ayudamos de unos aros de emplatar. Ponemos una capa de patatas, otra de carne, bechamel y de nuevo patata, carne y bechamel. Terminamos con una última capa de patata, cubrimos con bechamel y queso rallado y gratinamos en el horno hasta que esté doradito.


Hice dos lasañas individuales. Me sobró tanto carne como bechamel, en breve le daremos uso. 

Hasta el próximo día!!!

lunes, 23 de marzo de 2015

Macarons de frambuesa y muselina de vainilla. Bienvenida primavera!!!


Bienvenida, primavera!!! Qué ganas tenía de que llegaras!!! 

Estoy segura de que la mayoría de vosotros estaréis pensando lo mismo, y es que a quien no le alegra que la lluvia y el frío no estén tan presentes, sobre todo a los del norte que lo tenemos tan visto. 

Los días son más largos y llenos de color, el sabor se lo vamos a poner con unos deliciosos macarons para inaugurar tan ansiada estación primaveral.



También celebramos el 2º aniversario de los retos de la comunidad de Cocineros del Mundo y en cualquiera de mis celebraciones no faltan los macarons, así que en esta no iba a ser menos.

Pero no os creáis que lo tuve tan fácil... La semana pasada os hablé de mi nuevo enemigo el horno de gas, imaginaros hacer macarons en él... yo me lo imaginé, y fue tal como esperaba, un desastre!!! Si ya es difícil hacer unas magdalenas que queden bonitas, con los macarons es casi misión imposible. Y yo tenía muchos, pero muchos antojos de macarons. Ya sabéis lo mucho que los hago porque me encantan, llevaba 3 meses sin hacerlos y eso había que remediarlo, jeje, así que me hice con un nuevo amigo, el chiquitín. 

El mejor estreno que le pude dar a mi pequeño horno eléctrico fueron estos deliciosos bocaditos. La misión era difícil, pero florecillas y todo cumplió su tarea, así que está claro que llegó para quedarse!!!



INGREDIENTES:

Conchas:
  • 150 gr. almendra molida
  • 150 gr. azúcar glas
  • 112 gr. clara de huevo
  • 150 gr. azúcar blanco
  • 40 gr. agua
  • una cucharadita esencia de frambuesa
  • colorantes salmón y rosa
Muselina de vainilla: 
  • 125 gr. mantequilla 
  • dos cucharadas de vainilla en pasta
  • 250 ml. leche
  • 2 yemas de huevo
  • 75 gr. azúcar blanco
  • 25 gr. maicena

PREPARACIÓN:

Para formar las conchas de los macarons tendremos nuestras plantillas preparadas. Yo me compliqué, porque ni siquiera tenía bandejas para el nuevo horno, pero si no es de una manera es de otra con cualquier cosa te apañas. Las bandejas de usar y tirar de aluminio, con los bordes recortados para hacerla plana, son otra de mis nuevas amistades. Dibujé plantillas de círculos de varios tamaños y otras de florecillas y las puse sobre las bandejas de aluminio y encima el papel de horno. Hay que tener cuidado al meterlas al horno porque no son rígidas, pero valen sin problemas. Preparamos también las mangas con boquillas redondas. 

Tamizamos la almendra y el azúcar glas. Los mezclamos con la mitad de las claras (56 gr.) y formamos una pasta. Reservamos.
Preparamos un almíbar con el azúcar blanco y el agua, los ponemos en un cazo con el termómetro. Cuando marque 110º montamos los otros 56 gr. de claras a punto de nieve. Cuándo el almíbar marque 117º lo retiramos del fuego y lo vertemos sobre las claras montadas mientras batimos lentamente.  Subimos la velocidad, añadimos la esencia de frambuesa y seguimos montando hasta que el merengue entibie. 

Agregamos la mitad del merengue a la mezcla de claras, almendra y azúcar que habíamos reservado, mezclamos bien e incorporamos el resto de las claras con movimientos envolventes. Mezclamos hasta tener una masa no demasiado fluída, que no pierda la forma al formar el círculo. Si queremos hacer varios colores separamos la mezcla en boles y le añadimos el colorante a cada uno. Yo puse salmón, rosa clarito y rosa.

Rellenamos las mangas y vamos formando circulitos de masa sobre nuestras plantillas. Con las flores puse circulos en cada pétalo. Los dejamos secar totalmente, el tiempo necesario, hasta que al tocarles suavemente con el dedo no dejen marca. 
Precalentamos el horno a 140º y los horneamos unos 13 minutos, dependiendo del tamaño. Los dejamos enfriar sobre una rejilla totalmente antes de rellenarlos.

Para el relleno de muselina de vainilla batimos las yemas con el azúcar y le añadimos la maicena. Hervimos la leche con la vainilla e incorporamos un tercio a la mezcla anterior. Vertemos de nuevo en el cazo con el resto de la leche y llevamos a ebullición removiendo constantemente. Apartamos del fuego, dejamos que atempere un poco y añadimos mitad de la mantequilla. Tapamos con film y dejamos enfriar. Luego batimos con el resto de la mantequilla hasta que esté homogénea.  

Rellenamos nuestros macarons y podemos servirlos con más frambuesas. Otra opción es ponerles la frambuesa en el centro del relleno. Y ya sabéis que si aguantáis sin catarlos hasta el día siguiente estarán todavía más ricos. 


Si te apetece descargar el pdf de macarons lo puedes hacer desde aquí

Feliz primavera!!!

jueves, 19 de marzo de 2015

Rosquillas de anís de Hilda

El día que mi vecina Hilda nos trajo la prueba de sus rosquillas seguro que no se imaginaba que íbamos a acabar con ellas tan rápido. Y es que estaban tan ricas y con tan buena pinta que incluso antes de llegar al postre ya las catamos. No tardé en pedirle la receta, aunque como ya me imaginaba, el ojo iba a ser un ingrediente principal, jeje. 


Las mías no quedaron ni la mitad de buenas ni vistosas que las de ella, debe ser que mi ojo no es tan bueno, jeje. Aún así nos encantaron y no dejamos ni la primera. Y como las repetiré, espero ponerle más ojo en la próxima ocasión, jejeje.

Hilda me dio los ingredientes para cinco huevos, yo adapté la receta a dos, os pongo la original de ella.

INGREDIENTES:

Masa:
  • 5 huevos
  • 1 cucharada de azúcar por cada huevo
  • un vaso, (de los de nocilla, no lleno del todo) de anís
  • 1/2 taza (pequeña) de manteca de vaca derretida
  • 2 sobres de levadura (Royal)
  • pizca de sal 
  • harina (a ojo, yo para dos huevos puse unos 300 gr.)
  • aceite para freír
Glaseado:
  • un plato con 3/4 partes de anís y 1/4 parte de agua
  • azúcar glas o normal molido

PREPARACIÓN

Batir los huevos con el azúcar, añadirle la manteca derretida y el anís. Incorporar la levadura, la sal y la harina poco a poco, amasar hasta obtener una masa más bien blanda, un poquitín pegajosa. 
Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar 15 minutos. A continuación le damos forma de rulo y cortando pequeñas porciones para hacer bolitas con ellas. Las dejamos reposar otros 15 minutos. Podemos untarnos las manos y la mesa en aceite para que sea más manejable. 
Agujereamos cada bolita con un dedo por el centro dándole forma de rosquilla. Cuando las tengamos todas calentamos abundante aceite en una sartén o cazo hondo y las vamos friendo por tandas. Las dejamos escurrir sobre papel absorbente y a continuación las mojamos por un lado solo, primero en el plato del anís y luego las ponemos sobre el azúcar. Las vamos colocando sobre una bandeja sin amontonar para que sequen. (Yo lo que hice fue mezclar ámbos platos juntos y glasearlas, pero están más ricas de la otra manera, saben más a anís, cuándo las repita las haré así.)