martes, 22 de abril de 2014

Como aprovechar la masa de ñoquis de patata que no eres capaz de comer...

Hoy más que una receta os voy a contar como aproveché la masa de los ñoquis de patata que no fuimos capaz de comernos.
Hace tiempo que tenía ganas de probarlos, aunque os digo que ya fui con la cosa de que no me iban a gustar. Aún así, decidí darles una oportunidad y me puse con ellos. 
El resultado fue el esperado, no me gustaron pero nadita y a mi chico tampoco. Y eso que a él le gusta todo, es muy buen comedor.

Solo hice unos poquitos de prueba, por lo que aún tenía más masa sobrante, pero estaba claro que su uso no iba ser el mismo, así que se me ocurrió que podía utilizarla como base para una tarta salada. Y como seguía sobrando días después hice una pizza. 


El resultado en estos casos si que fue un éxito, sobre todo la pizza. Qué rica está con esa masa, buenísima!

La receta base que utilicé para los ñoquis es del libro "Escuela de cocina".

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de patatas
  • 100 gr. de parmesano
  • 250 gr. de harina
  • 1 huevo
  • nuez moscada
  • sal

PREPARACIÓN:

Cocer las patatas y hacerlas puré. Añadir el huevo, el parmesano, la harina, nuez moscada y sal. Amasar hasta que esté consistente.

La tarta la hice con espárragos, zanahoria y cebolla, pasados en un poquito de aceite y luego mezclados con creme fraiche y huevo. Horneamos a 180º unos 30 minutos y listo.


La pizza llevaba queso y chorizo. 15 minutos a 200º y a disfrutarla!



Aquí no se tira nada!!!

miércoles, 16 de abril de 2014

Pascua para las sobrinas

En vacaciones siempre disfruto de mis pequeñas invitadas y me gusta prepararles alguna sorpresita para la ocasión. 


Si os soy sincera, comen más sus padres que las niñas (a ellas lo que les gusta es comerse la glasa mientras pintamos las galletas, jeje) de hecho siempre les mandan traer las sobras y allá van ellas con el tupper lleno, jeje.

Aprovechando la pascua les preparé unas galletitas de limón en forma de conejitos. Me encantaron como quedaron... ¡monísimos!


También unas mariposas de su color favorito. La más peque no se queja de nada, (lo diferente siempre va para ella, jeje) pero las otras dos tiene que ser todo igual, sino ya empiezan las riñas entre ellas. No pueden estar ni juntas ni separadas, jeje.


Los pollitos en la huevera me encantaron, ¡qué simpáticos ellos!


Como tenía un resto de bizcocho de hacía unos días, hice también una mini tarta en forma de cesta con la hierba y las florecillas. Casi la destrozo al sacarle las fotos porque no estaba bien seca, y aunque más mal que bien, resistió. 


Y eso es todo. Me despido deseándoos unas felices vacaciones para quien las pueda disfrutar y sino se puede, a pasear y volver para casita. Eso pensamos hacer nosotros mañana, conocer un poquito más de la tierra que no hace falta irse lejos para pasarlo bien. 


Hasta la próxima. 

jueves, 10 de abril de 2014

Puré de patata y zanahoria

No soy yo de purés ni cremas, de hecho, el que hoy os traigo es el único que como. No me gustan ni los comprados ni pasados por la batidora. Pero éste, un poquito rústico, pisado con tenedor y con casi la misma cantidad de patata que zanahoria, me encanta. No hay semana que no lo haga, y si sobra, recaliente está igual de bueno. De hecho, siempre hago para que sobre, jeje.


Os confieso que siempre lo hago a ojo. Esta última vez que lo hice pesé las patatas y zanahorias para tener una idea, pero nunca lo hago. La leche se me olvidó mirar cuánta eché. 

No tiene nada del otro mundo, pero me apetecía tenerlo entre mis recetas. Está mucho más rico que solo con patatas y es un acompañamiento perfecto para muchas preparaciones.



INGREDIENTES:

  • 600 gr. de patatas en trozos 
  • 400 gr. de zanahorias troceadas
  • una cucharada de mantequilla
  • sal
  • pimienta
  • leche
  • orégano

PREPARACIÓN:

Cocer las patatas y las zanahorias hasta que estén blandas. Dejar que enfríen un poco y pisarlas con un tenedor, ¡con paciencia!.
Poner a fuego medio con una cucharada de mantequilla. Ir mezclándola con las patatas y zanahorias a medida que se va deshaciendo. Añadir la leche poco a poco hasta tener la textura deseada (a mi no me gusta muy suelto, que esté cremoso, pero no líquido, para coger con tenedor sin problemas). Salpimentar y ponerle un toque de orégano al gusto. (A veces le pongo también un poco de queso rallado, según el uso que le vaya a dar)
Servir caliente.


Si sobra lo recaliento a fuego medio removiendo hasta que burbujee y listo... buenísimo!






lunes, 7 de abril de 2014

Mini bundt cakes de lemon curd y limoncello


Os confieso una cosa: no me gusta el limoncello. El licor en sí, no soy capaz de beberlo, yo me lo pierdo, que le vamos hacer, jeje. Pero en dulces me encanta, por eso siempre tengo una botellita en casa y si tengo suerte y no me la acaban la disfruto, pero de otra manera. 

Así fue con estos bizcochitos de intenso sabor a limón. Deliciosos para amantes de este cítrico. 



INGREDIENTES:
  • 1 huevo
  • 60 gr. de mantequilla
  • 70 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 30 ml. de zumo de limón 
  • ralladura de medio limón
  • 50 ml. limoncello
  • 2 buenas cucharadas de lemon curd

PREPARACIÓN:

Batimos la mantequilla con el azúcar y la ralladura de limón hasta que esté cremoso. Añadimos el huevo y batimos hasta integrar. Incorporamos mitad de la harina tamizada con la levadura. Añadimos el zumo y el limoncello, mezclamos. Por último integramos el resto de la harina y vertemos la mezcla en los moldes. 

Con el horno precalentado a 180º horneamos unos 15 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla unos minutos antes de desmoldarlos. 


lunes, 31 de marzo de 2014

Pizza con serrano y cherrys


En mi casa normalmente la pizza toca el fin de semana, casi siempre el sábado a la noche. Es una cosa de la que nunca nos cansamos y en la que poco variamos, la verdad. 

Hace unas semanas, en uno de mis días de comida en soledad, se me antojo y me puse a prepararla. Hice una masa rapidita y le puse lo que tenía por casa; quedó riquísima. Lo que sobró lo recalentamos a la noche, aunque si os digo la verdad, a mi me encanta la pizza fría. 


INGREDIENTES:
  • 200 gr. de harina
  • 4 gr. de sal
  • 1 cucharadita de levadura seca de panadería
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 100 ml. de agua
  • lonchas de jamón serrano
  • tomates cherrys
  • orégano
  • queso

PREPARACIÓN:

Mezclar la harina con la sal y levadura en un cuenco. Hacer un volcan y poner en el centro el aceite y el agua. Mezclar los ingredientes y amasar hasta que esté homogénea. Ponerla en un bol untado en aceite, taparla con film y dejarla levar hasta que doble volumen. 

Extenderla en la bandeja de la pizza y poner los cherrys en trocitos por encima, el serrano y el queso, todo troceado. Espolvorear con orégano. 

Precalentar el horno a 220º y cocer la pizza unos 15 minutos hasta que esté doradita.


Hasta la próxima!

lunes, 24 de marzo de 2014

Pastel salado de bacon y puerro

Ya estamos en primavera, los días crecen, la temperatura es más agradable y la sangre se altera. O eso dice el refrán. La mía un poco si se debe revolucionar, porque es salir el sol y apetecerme más todo, incluso levantarme de cama, con lo dormilona que soy, jeje. 


También es tiempo de disfrutar del aire libre, de la naturaleza (yo ya la disfruto todo el año, para que nos vamos engañar, jeje, prefiero escaparme a la ciudad), de merendolas con los amigos e incluso ir pensando en playa y bañarse en el mar, sobre todo para los de la mitad inferior del país; por el norte nos conformamos con que ya queda menos.

Para salir de la típica tortilla o empanada de las excursiones campestres, os dejo un riquísimo pastel salado muy sencillo de hacer y que podemos disfrutar tanto frío como caliente.


INGREDIENTES:
  • 130 gr. de harina
  • 2 huevos
  • 3/4 cucharadita de levadura
  • 70 gr. de aceite 
  • 200 gr. de creme fraiche
  • 60 gr. de queso rallado
  • 2 puerros en trocitos menudos
  • 150 gr. de bacon en taquitos
  • orégano
  • una pizca de sal 
  • pimienta

PREPARACIÓN:

Primero doramos el bacon en una sartén. Apartamos a un plato. Sofreímos el puerro troceado, añadimos el bacon y dejamos un par de minutos más. Dejamos escurrir sobre papel absorvente.

Batimos los huevos y añadimos el aceite. Incorporamos la levadura y harina tamizadas. Mezclamos con la creme fraiche y añadimos el queso, la mezcla de puerro y bacon (reservé un poco para ponerlo por encima) y orégano al gusto. Salpimentamos y vertemos en un molde de plum cake que habremos rociado con spray desmoldable. (Aquí le eché el resto de bacon y puerrro)
Con el horno precalentado a 180º horneamos unos 40 minutos. Dejamos enfriar unos minutos sobre una rejilla y desmoldamos.


Si no os gusta frío os cuento que recaliente está igual de rico que recién hecho. Lo cortáis en rodajas, un minuto en el micro y ¡a disfrutarlo!

lunes, 17 de marzo de 2014

Red velvet macarons


Hay días que de repente se te antoja algo y tienes que ponerte a ello. Muchas veces no es posible, porque no es el momento, no tienes lo necesario para saciar el antojo, o simplemente porque es difícil de cumplir. Pero otras si y rápidamente corres a cumplir tus deseos.

Así me pasó a mi el otro día con los macarons. Estaba de lectura mientras disfrutaba del buen tiempo y en el libro no hacían otra cosa que prepararlos y claro, a mi no me gustan nada los macarons, vamos, ¡nadita! Y como no me gustan nada, abandoné el sol y la lectura y me metí en la cocina a prepararlos.


Tengo que confesaros que ya tenía antojo de ellos desde el día anterior. Resulta que mi chico estuvo trabajando fuera por lo que no vino comer a casa y cuando llegó a la noche lo primero que me dice es que adivine lo que le pusieron de postre. Debió de ser lo único que no le respondí, ni de lejos iba pensar yo que en un menú del día le iban poner macarons de postre. Pero sí, resulta que en el menú había buffet a escoger y él que es muy pillo se fue a por los macarons. Ya le dije que me tenía que llevar a comer allí para catarlos, jeje.
Me hizo mucha gracia que su compañero no los cogió porque no sabía lo que eran y luego le preguntó y mi chico le dijo que eran un quebradero de cabeza para quien los quería hacer, jeje. Vamos, ¡que su compañero quedó en las mismas!


Hace tiempo que tenía ganas de hacer red velvet en versión macarons y como tenía un poco de crema que me había sobrado de una tarta, aproveché la ocasión. Riquísimos, con toque de chocolate y vainilla en las conchas y el relleno de crema de queso. 

INGREDIENTES:

Conchas:
  • 135 gr. de azúcar glas
  • 90 gr. de almendra molida
  • 10 gr. de cacao en polvo
  • 70 gr. de clara de huevo
  • 35 gr. de azúcar
  • 1/2 cucharadita de vainilla
  • un poquito de colorante rojo
Relleno:
  • 50 gr. de queso crema
  • 50 gr. de mantequilla
  • 125 gr. de azúcar glas

PREPARACIÓN:

Para las conchas tamizamos el azúcar glas con la almendra y el cacao un par de veces. 
Batimos las claras de huevo, cuando empiecen a espumar le añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Añadimos la vainilla y el colorante cuando estén casi montadas. 
Integramos la mezcla tamizada en las claras con movimientos envolventes teniendo cuidado de no pasarse y que quede demasiado fluída. 
Vertemos en una manga pastelera con boquilla redonda y vamos formando circulitos de masa sobre papel de horno puesto en las bandejas. Las dejamos secar completamente hasta que al tocar con el dedo no deje marca. 
Precalentamos el horno a 140º y horneamos unos 13 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla, primero en la bandeja y luego los despegamos con cuidado.

Para el relleno batimos la mantequilla con el azúcar. Cuándo este bien mezclado añadimos el queso y batimos hasta integrar.

Rellenamos los macarons y los metemos en la nevera hasta un ratito antes de consumir.


Coged!!!