lunes, 16 de octubre de 2017

Curry de pollo amarillo pukka


Esta receta de pollo que os traigo hoy está para dejar la cazuela limpia. El olor que desprende la cocina invita a sentarse a la mesa y servirse una buena cantidad. Cuando lo pruebas te quedas con ganas de más, de coger un último trozo de pan para rebañar en la salsa, de hincarle el diente a otra patita de pollo. Acordaros de parar, jejeje!!!

La receta la saqué de uno de los libros de Jamie Oliver que me regalaron por mi cumpleaños. Los estoy disfrutando un montón, recetas sencillas para todos los gustos, de andar por casa, rápidas, trucos para aprovechar... No se si sabéis que muchos de sus libros están de promoción, muy baratitos. Si os gusta Jamie, no los dejéis escapar!!!


INGREDIENTES:
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 trozo de jengibre, tamaño pulgar
  • 2 pimientos amarillos
  • 2 chiles rojos sin semillas
  • 15 gr. de cilantro fresco
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de cúrmula
  • 2 cucharaditas de curry
  • 8 patas pollo
  • aceite 
  • 400 gr. de garbanzos cocidos
  • 1/2 l. de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de tomate triturado
  • arroz para acompañar, yogur y limón

PREPARACIÓN:

Pelar las cebollas, los ajos, el jengibre y quitar las semillas a los pimientos. Poner en el vaso de la batidora una cebolla, los ajos, un pimiento, el jengibre, los chiles, los tallos del cilantro, la miel, la cúrcuma y el curry y triturar hasta formar una pasta. 

En una cazuela con un chorro de aceite dorar las patas de pollo. Retirarlas. En la misma cazuela pochar la cebolla y el pimiento unos minutos. Agregar la pasta que teníamos triturada y cocer 5 minutos. Añadir 1/2 l. de caldo de pollo hirviendo, los garbanzos escurridos, el tomate triturado y salpimentar. Tapar y dejar cocer a fuego bajo unos 45 minutos. 

Podemos servirlo aderezado con zumo de limón, cucharadas de yogur y las hojas de cilantro, acompañado de arroz cocido.

Para chuparse los dedos!!!


lunes, 9 de octubre de 2017

Crema de chocolate y avellanas


Leche, cacao, avellanas y azúcar... si eres fan de Nocilla, Nutella o similar, no deberías dejar de probar a hacer la versión casera de la crema de chocolate y avellanas. No, no será lo mismo, pero no llevará ni conservantes ni colorantes. Estará hecha por ti, será más sana e igualmente deliciosa. 

Yo hace tiempo que tenía en mente prepararla y aprovechando el reto que propuso "Cocinando sabores" en Instagram no lo dejé pasar. Bajo el #estosieslacremdelacrem encontraréis un montón de versiones de esta crema apta para todos los gustos. 


El pasado jueves 5 fue el día marcado por Esther para la publicación del reto en Instagram y hoy os traigo la receta al blog. 

La hice la última semana un poco a las prisas. No soy de las que le gusta dejar las cosas para el final, pero aquí no encontré las avellanas y tuve que esperar a hacerme con ellas. Hice todo el mismo día, la receta y las fotos, sin dejarla reposar, por lo que no tiene tanto cuerpo. Cuando enfría queda con la textura de las famosas cremas de untar. El cruasant que la acompaña no está hecho por mi, fue comprado especialmente para las fotos, aunque después me lo comí, claro, jejeje. 

Vamos con la receta!!!


INGREDIENTES:
  • 150 gr. de avellanas peladas y tostadas
  • 250 gr. de chocolate con leche
  • 75 gr. de chocolate negro
  • 250 gr. leche
  • 25 gr. de miel 
  • pizca de sal

PREPARACIÓN:

Si las avellanas no vienen tostadas deberemos tostarlas, bien en el horno o en una sartén y las frotamos para quitarles la piel. A continuación las trituramos hasta que suelten el aceite y quede como una pasta. (Yo lo hice con paciencia y puñado a puñado en un molinillo de café que uso para esas cosas. Se termina bastante rápido, más que con el accesorio de la batidora.)

Hervimos la leche con la miel. Ponemos la pasta de avellanas en un bol con los chocolate y una pizca de sal y vertemos la leche por encima hasta que se funda el chocolate y quede homogéneo. 

Rellenamos unos botes con nuestra crema de cacao y avellanas, la dejamos templar y luego los metemos en la nevera donde pasadas unas horas tendremos nuestra crema lista para usar. 


Dulce semana!!!

lunes, 2 de octubre de 2017

Solomillo con costra de parmesano y pistachos


Hay carnes que no necesitan nada más para estar deliciosas. Un buen solomillo de cerdo a la plancha me deja más que satisfecha, pero como también me gusta variar, esta vez me decanté por hacerlo al horno con una costra de parmesano y pistachos que está de rechupete y una sencilla salsa de cebolla. 

No tiene complicación ninguna y resulta muy vistoso, ideal para cualquier celebración que se precie acompañado de vuestra guarnición favorita. Al lío! 



 INGREDIENTES:
  • 1 solomillo de cerdo
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • 30 gr. de parmesano
  • 30 gr. de pistachos
  • 5 hojas de albahaca
  • 20 gr. de panko
  • 1 huevo
  • patatas en gajos
  • rúcula
Salsa:
  • 1 cebolla
  • mantequilla
  • chorro de brandy
  • 1 cucharadita de harina
  • 1 vaso de caldo de verdura
  • sal
  • pimienta

PREPARACIÓN:

Cortar el solomillo en dos trozos. Poner un chorro de aceite en una sartén y sellarlo a fuego vivo por todos lados. Salpimentar y reservar. 

Precalentar el horno a 180º.

Mezclar el parmesano rallado con los pistachos picados, la albahaca picada y el panko. Pasar el solomillo por el huevo batido y luego por la mezcla anterior, que quede bien cubierto. Hornear unos 15-20 minutos. 

Mientras se hornea el solomillo preparamos la salsa. Cortamos la cebolla en plumas y la pochamos en una nuez de mantequilla. Añadimos un chorrito de brandy y una cucharadita de harina, dejamos que coja un poco de color e incorporamos el caldo, removiendo mientras la salsa va espesando. Salpimentamos.

Servimos el solomillo acompañado de patatas en gajos, rúcula y la salsa aparte para servirse al gusto.

Buen provecho!!! 


lunes, 25 de septiembre de 2017

Licor de moras casero


Como os comenté hace un par de semanas, una de las cosas que hice el año pasado con las moras fue licor casero. Pasado su tiempo de reposo lo embotellé en pequeños frascos y, junto con el  limoncello, fueron un detalle ideal para las fiestas navideñas. 

Seguí la receta del precioso blog La cucharina mágica. Es muy sencillo de preparar y da para regalar un montón de botellitas. Claro que también podéis embotellarlo en una más grande y serviros una copita de cuando en cuando. Ya sabéis, con el tiempo mejora!!!

INGREDIENTES:
  • 1/2 l. de aguardiente
  • 1/2 kg. de moras 
  • 250 gr. de azúcar
  • 250 gr. agua
  • 1/2 rama de canela
  • 1/2 cáscara de naranja

PREPARACIÓN:

Poner en una olla el azúcar con el agua, la canela y la naranja. Cuando hierva bajar el fuego y dejar 10 minutos, revolviendo para hacer un almíbar. Reservar.

En un recipiente con tapa poner las moras, el aguardiente y el almíbar. Dejar macerar diez días. 

Pasados los diez días, colar y embotellar el licor. 

En tres meses lo tenemos listo para disfrutar. Justo a tiempo para Navidad!!!


Buena semana!!!

lunes, 18 de septiembre de 2017

Frittata de chorizo, ajetes y enmental


Si hay algo que me gusta más que el chocolate, esos son los huevos fritos. Un par de huevos con sus patatitas para mojar son todo un manjar para mi, sobre todo si son hueviños de casa. Los comería un día tras otro y no me cansaría, pero como no es plan, cualquier cosa que lleve huevos está buenísma y esta fritatta no se queda atrás. 

La frittata italiana es similar a la tortilla francesa, pero al contrario que ésta no se elabora en forma de hoja. Se empieza a preparar en el fuego y termina de cuajarse en el horno.


Aunque no cambiaría nuestra tortilla de patatas española por nada, la frittata resulta mucho más ligera. Claro que la mía lleva chorizo, por lo que ya no lo es tanto, pero bueno, un poquitito tampoco hace daño!!!


INGREDIENTES:
  • 100 gr. de ajetes
  • 1/2 chorizo
  • 75 gr. de enmental rallado
  • 4 huevos grandes
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • albahaca

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180º. 

Quitarle la piel al chorizo y desmenuzarlo. Cortar los ajetes en rodajitas. Batir los huevos y salpimentar.

Poner un chorrito de aceite en una sartén que pueda ir al horno. Pochar los ajetes, añadir el chorizo, dejar que tome un poco de color y verter los huevos batidos por encima. Cuando empiece a cuajar añadir el enmental y unas hojitas de albahaca picadas. 

Meter la sartén en el horno y dejar unos 5 minutos para que termine de cuajar.

Qué aproveche!!!


Buena semana!!!

lunes, 11 de septiembre de 2017

Cheesecakes con mermelada de moras


Holaaaaa! ¿Hay alguien por ahí o seguís de vacaciones?

Yo estaba deseando volver, después de más de un mes sin andar por aquí ya lo echaba de menos. Fueron unas semanas de descanso bloguero en las que no dejé de cocinar ni coger la cámara, pero justo se me estropeó el pc y no pude editar nada. Con la muerte del pc perdí otro montón de fotos ya editadas que no pude recuperar. Las tenía también guardadas en un pen drive, pero con la mala suerte de que éste también se me estropeó. Suerte que ya tenía subidas algunas fotos a borradores y esas sí que no las perdí. También se me murió la tele de la sala... menuda racha, menos mal que yo sigo entera!!!

Por lo demás, disfruté de las fiestas de mi pueblo, de mi ahijada que vino otra semanita para mi casa y de Juan, que por fin este verano tuvo un par de semanas de vacaciones. También tuve ocasión de conocer a Chus de Siguiendo a Nenalinda, que andaba veraneando por la zona y se acercó a mi pueblo. Fue un rato muy corto rodeada de cochitos, chiringuitos y niños, pero muy agradable. Y vosotr@s, ¿qué tal vuestro verano?


A pesar de que no me gustan las moras, me encanta ir en su busca. El año pasado cogimos un montón con las que hice licor, mermeladas y estos sencillos y deliciosos cheesecakes que os traigo hoy. 

Este año aproveché para ir a las moras cuando vino mi ahijada. Llegamos con casi 2 kg. con los que hicimos un montón de mermelada para repartir. Pero lo mejor es lo bien que lo pasamos, arañazos incluídos!!!


INGREDIENTES:

Cheesecakes:
  • 150 gr. de galletas tipo digestive
  • 75 gr. de mantequilla
  • 300 gr. de queso crema
  • 50 gr. de azúcar glas
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 250 ml. de nata para montar
  • mermelada de moras casera
  • moras y hojas de menta o hierbabuena para decorar

Para la mermelada de moras silvestres:
  • 1 kg. de moras
  • 500 gr. de azúcar
  • zumo de 1/2 limón

PREPARACIÓN:

Para preparar la mermelada ponemos el azúcar y las moras en un cazo y dejamos macerar.

Pasadas un par de horas, (o toda la noche), añadimos el zumo de limón y cocemos a fuego lento unos 30-40 minutos hasta que espese, removiendo de cuando en cuando.

Pasamos la mermelada por un chino y envasamos al vacío en tarros esterilizados. 

Para los cheesecakes trituramos las galletas. Derretimos la mantequilla y mezclamos con las galletas. Rellenamos las bases de las copas con esta masa. 

En un bol batimos el queso con el azúcar glas y el zumo de limón. Montamos la nata y mezclamos con el queso.  Ahora tenemos dos opciones, podemos añadir unas cucharadas de mermelada de moras a la masa para que de más sabor y quede rosa como en el vasito o dejarla tal cual como en las copas. 

Rellenamos las copas o vasitos hasta algo más de la mitad, cubrimos con una capa de mermelada de moras  y las metemos al frío, mejor de un día para otro. En el momento de servir decoramos con la propia fruta y unas hojitas de menta. 


Qué tengáis una semana muy dulce, nos leemos el próximo lunes!!!

lunes, 24 de julio de 2017

Copas tres chocolates. Hasta septiembre!!!


Chocolate, ¿qué haría yo sin ti? Soy débil como un corderito, solo oír tu nombre y allá me voy... Siempre me costó resistirme al chocolate, pero últimamente ya ni lo compro porque no me dura un suspiro. Incluso el negro, que no es que me guste demasiado para comer solo, desaparece onza a onza. 

Normalmente siempre tengo (tenía) alguna tableta en casa para hacer algún dulce cuando surgiera, pero ahora tengo que pensar antes lo que voy a hacer y esconder el chocolate hasta que me ponga manos a la obra. Así fue con estas copas, aunque del que me sobró te aseguro que ya no queda ni una miguita. 


Cuando ojeo un libro de repostería, lo que lleva chocolate es lo que más me tienta y lo primero que suelo hacer. En este caso, fue la tarta de tres chocolates del precioso libro de Kanela y limón la que me hizo caer en la tentación y disfrutar de ella versionada en estas deliciosas y sencillas copas. 

Hace ya casi dos meses que las hice, pero para no atacarlas todas congelé las que sobraron (aunque si me pongo no sobra ni una, jejeje) y este fin de semana las disfrutamos como si fueran recién hechas. Qué ricas estaban!!!


INGREDIENTES:

Para la capa de chocolate negro:
  • 1 hoja de gelatina
  • 150 ml. de nata para montar
  • 100 gr. de chocolate negro
  • 1 cucharada de azúcar glas
Para la capa de chocolate con leche:
  • 1 hoja de gelatina
  • 150 ml. de nata para montar
  • 100 gr. de chocolate con leche
Para la capa de chocolate blanco:
  • 1 hoja de gelatina
  • 150 ml. de nata para montar
  • 100 gr. de chocolate blanco
Para decorar:
  • Chocolate rallado, virutas de chocolate, cacao en polvo

PREPARACIÓN:

La preparación es la misma para cada capa. Comenzamos hidratando la hoja de gelatina en agua fría 5 minutos. 

Derretimos el chocolate negro con 75 ml. de nata, bien en el micro o al baño maría. Añadimos la gelatina ya hidratada y escurrida y mezclamos hasta disolver. Dejamos que pierda calor.

Mientras montamos los 75 ml. restantes de nata con una cucharada de azúcar glas. Mezclamos con el chocolate con movimientos envolventes hasta que esté homogéneo. 

Vertemos en las copas para formar la primera capa y llevamos a la nevera. 

Repetimos con los chocolates restantes, omitiendo el azúcar glas. Cada capa deberá estar bien cuajada antes de poner la siguiente. 

Reservamos en frío, mejor de un día para otro. En el momento de servir rallamos un poco de chocolate por encima para decorar. 


Con esta entrada tan chocolatosa me despido hasta septiembre. Mientras, nos vemos por Instagram.

Disfrutad un montón del verano, con vacaciones o sin ellas!!! Hasta la vuelta!!!


lunes, 17 de julio de 2017

Empanada de pollo a la barbacoa


No soy de las que se alejan de los fogones ni el horno en estas fechas, al contrario, cocino y fotografío más si cabe, pero este año estoy más vaga que nunca. Entre eso y que tuve a mi ahijada en casa de vacaciones me vi obligada a abandonar la cámara por el monopoly, jejeje. Mira que me gusta el jueguecito, pero ya me salen los hoteles por las orejas de tanta partida :( Ahora mi ahijada tendrá mono de monopoly y yo mono de ella :) Por lo demás, en la cocina tuve una ayudante de lujo, aunque poco me dejaba hacer, vamos, que estuve yo más de vacaciones que ella, jejeje.

Y para días vagos, nada mejor que una empanada de reciclaje. Ya sabéis que me encanta reciclar, en verano y el resto del año. Con un resto de masa que tenía congelada, una pechuga cocida y sobras de salsa barbacoa de las costillas que os dejé la semana pasada, solo tuve que pochar un par de cebollas, estirar la masa, al horno y lista para disfrutar, ¿te apuntas?

INGREDIENTES:
  • 1/3 de masa de empanada (ver aquí)
  • 1 pechuga cocida
  • aceite
  • sal
  • pimienta
  • 2 cebollas
  • unas 7-8 cucharadas de salsa barbacoa (ver aquí)
  • huevo batido para pincelar

PREPARACIÓN:

Preparamos la masa como podéis ver aquí.

Cortamos la cebolla menuda y la ponemos a pochar en un poco de aceite. Añadimos la salsa barbacoa, dejamos un par de minutos, apagamos el fuego y mezclamos con el pollo desmenuzado. Ponemos un toque de sal y pimienta. 

Dividimos la masa en dos, estiramos finamente una de las partes dándole forma redonda y la colocamos sobre una bandeja de horno. Ponemos el relleno por encima, pincelamos los bordes con huevo batido y cubrimos con el resto de la masa estirada. Enrollamos los bordes con los dedos, le hacemos un agujerito en el centro, decoramos con trozo de masa sobrante y pincelamos toda la superficie con huevo batido.

Precalentamos el horno a 180º y la horneamos una media horita, hasta que esté bien dorada. Lista para disfrutar!!!


Hasta la semana que viene!!!


lunes, 10 de julio de 2017

Costillas de cerdo BBQ


Hace tiempo publiqué unas costillas de cerdo a la barbacoa que podéis ver aquí. Hoy os dejo una versión diferente donde primero se ponen a cocer las costillas, se dejan en adobo toda la noche y se terminan de asar en el horno hasta caramelizarse.

Ahora que es época de disfrutar de comidas al aire libre, esta carne es ideal para preparar en la barbacoa, aunque si la haces al horno también estarán muy ricas. Puedes acompañarla con aros de cebolla, como éstos super crujientes o éstos con cerveza.

La receta es del libro "Platos del mundo", un regalito que me llenó de alegría hace unos meses y hace salivar mi paladar con un montón de platos tentadores de todos los continentes. Totalmente recomendable!!!


INGREDIENTES:
  • 1´5 kg. de costillar de cerdo, cortado en 4 trozos
  • aros de cebolla para acompañar 
Salsa barbacoa:
  • 260 gr. de ketchup
  • 210 gr. de miel
  • 30 gr. de salsa perrins
  • 60 gr. de whisky
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 25 gr. de vinagre de vino
  • 55 gr. de azúcar moreno

PREPARACIÓN:

Poner agua a hervir en una cacerola amplia y agregar las tiras de costilla, que queden bien cubiertas. Cocer a fuego medio sobre una hora y media, hasta que casi se desprendan del hueso. 

Preparar la salsa barbacoa mezclando todos los ingredientes. 

Escurrir las costillas, ponerlas en una fuente (o mejor en una bolsa grande y gruesa de congelar) y cubrirlas totalmente. Refrigerarlas toda la noche. 

Al día siguiente precalentar el horno a 180º. Poner las costillas sobre una parrilla colocada sobre una fuente y asarlas 10 minutos. Pincelarlas con el adobo. Darles la vuelta y asarlas otros 10 minutos. Pincelarlas, encender el grill y asarlas hasta caramelizar la superficie por ambos lados.

Crujientes por fuera y tiernas por dentro, exquisitas!!!


lunes, 3 de julio de 2017

Polos de limonada

No soy de cucuruchos, ni tarrinas, ni cortes... ni de nata, ni de vainilla, ni de fresa, ni siquiera de chocolate... a mi dame un refrescante polo y los otros toditos para ti!!! Ya lo comenté en años anteriores, no soy nada heladera y los que me gustan son los de "hielo" que casi nadie quiere. 

No hay verano que no haga polos caseros con zumo de fruta, sobretodo de naranja, que son los que más me gustan. Pero para ésta ocasión, aprovechando que tenía un buen surtido de limones, hice gran cantidad de limonada de la cual una parte acabó en estos refrescantes polos ideales para combatir las altas temperaturas veraniegas.


INGREDIENTES:
  • 3 limones
  • 75 gr. de azúcar
  • 75 gr. de agua
  • 1/2 litro de agua fría
  • 3 o 4 hojas de menta o hierbabuena

PREPARACIÓN:

Exprimir el zumo de los limones. Reservar. 

Poner en un cazo el azúcar con los 75 gr. de agua y las hojas de menta y dejar hervir unos minutos para hacer un almíbar. Añadir el zumo de limón, dejar enfriar y mezclar con el agua fría. Retiramos las hojas de menta, colamos, rellenamos los moldes para polos y al congelador! 

Si no eres de polos, una limonada bien fresquita y a disfrutar del verano!!!


Hasta la semana que viene!!!