jueves, 18 de diciembre de 2014

Polvorones de nutella


Sí, lo sé, estoy un poco pesadita este año con los polvorones, jeje, pero son mi mayor placer navideño, que le vamos hacer!!! 

Hace tiempo que tenía ganas de probar a hacerlos de nutella y no podía pasar sin enseñároslos. Os confieso que como más me gusta es a cucharadas, jeje, pero estos polvorones están de vicio. Si os gusta esta cremita os encantarán. Llevan también un poco de cacao para potenciar el sabor y el color.


Mi madre para estas fiestas compraba polvorones especialmente para mi, no es lo que más les gusta a los míos. Pero siempre que los hago caseros rápido se acaban, así que tengo pensado llevar una bandejita con un buen surtido de ellos: pistacho, praliné de avellanas, limón, naranja, éstes de nutella... y alguno más que tengo en mente, jejeje.


Otra ventaja de los polvorones es que apenas dan trabajo. Si tenemos la harina tostada previamente lo demás se hace en un vuelo y sin apenas ensuciar. Los podemos hacer con antelación, envolverlos o guardarlos en una latita y así librarnos de trabajo los últimos días.

Con esta receta participo en el Reto de "Christmas Time" de la comunidad Cocineros del Mundo en Google+ en el apartado dulce.



INGREDIENTES:
  • 250 gr. de harina
  • 15 gr. de cacao en polvo
  • 120 gr. de azúcar glas
  • 120 gr. de manteca de cerdo
  • 100 gr. de nutella

PREPARACIÓN:

Tostamos la harina en el horno unos 20 minutos a 140º, removiendo de vez en cuando. La dejamos enfriar y la tamizamos.
Ponemos todos los ingredientes en un bol y amasamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. 
Estiramos la masa con el rodillo entre papel film y con el cortapastas vamos formando los polvorones que colocaremos sobre una bandeja de horno. Juntamos los recortes de masa y volvemos a estirar hasta acabar con toda. 
Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 8 minutos. Los dejamos enfriar sobre una rejilla en la propia bandeja. 

Deliciosos!

lunes, 15 de diciembre de 2014

Panettone (reto)


Después de probar las pasadas navidades el Panettone no me quedaron muchas ganas de volver a hacerlo, puesto que no tuvo demasiado éxito. Pero cuando Cris me invitó al reto que tenían en facebook no pude decirle que no. Después de alabar mi valentía no le voy negar eso a mi lechuguita favorita, jeje. Aunque no me apetecía liarme con masas madres y busqué una receta sencilla. 

El caso es que al final me alegro de que lo hiciera porque el resultado me encantó y este panettone me lo comí con mucho más gusto incluso 3 días después.


Diréis que tiene forma de muffin gigante y tenéis toda la razón. Como no pensaba hacerlo no tenía molde para ello, ni latas ni nada con esa forma. Lo más parecido que tenía era un molde de silicona para hacer un cupcake gigante y fue lo que usé para hacer uno de tamaño mediano. Con el resto de la masa hice 4 más pequeños, también en moldecitos de silicona.

La receta es de "Kanela y Limón" con algún pequeño cambio en el aroma y relleno. Al mediano le puse pepitas de chocolate, que quedaron muy escasas para mi gusto. Los más pequeños los rellené con nutella y dulce de leche, menos uno que lo dejé al natural. El de dulce de leche está riquísimo porque moja el bizcocho, pero hay que tener cuidado de dejarlo bien "enterrado", a mi se me salió un poco. Los de nutella son como un bollito con chocolate. 


Hacer este panettone no es complicado, lo peor son los tiempos de espera. Yo lo empecé un lunes a la tarde-noche y lo terminé 24 horas después. En ese momento era imposible sacarle fotos, pero no pude evitar probar el que dejé desnudito y estaba para no dejar ni una miguita. Como toda la bollería casera al día siguiente ya no estaba tan tierno, pero todavía seguía rico y era agradable de comer. 



INGREDIENTES:

Fermento:
  • 50 gr. harina de fuerza
  • 15 gr. levadura fresca
  • 10 gr. azúcar
  • 35 gr. agua tibia
Masa:
  • 3 huevos pequeños
  • 75 gr. mantequilla 
  • 85 gr. azúcar
  • ralladura de un limón
  • ralladura de una naranja
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • fermento
  • 300 gr. harina de fuerza
  • 90 gr. pepitas de chocolate (para el grande)
  • 4 cucharadas de nutella y dos de dulce de leche (para los pequeños)
  • huevo batido para pintar

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando el fermento, para ello deshacemos la levadura en el agua tibia. Mezclamos en un recipiente la harina, el azúcar y la levadura disuelta en el agua hasta que esté bien integrado. Tapamos con film y dejamos levar hasta que doble volumen. Yo lo dejé toda la noche.

A la mañana siguiente preparamos la masa, colocamos los ingredientes en la panificadora, empezando por los huevos batidos ligeramente, mantequilla blanda, azúcar, ralladuras, agua de azahar, fermento y por último la harina. Seleccionamos el programa de amasar y le damos 15 minutos. Dejamos reposar la masa 15 minutos y volvemos a programar y amasamos 20 minutos más. La masa estará un poco pegajosa, pero se maneja bien. Formar una bola y poner en un bol untado en aceite y tapado con film hasta que doble volumen. A mi me tardó unas tres horas.

Una vez haya aumentado de tamaño extenderla en forma de rectángulo y poner el relleno. Bolear con la unión hacia abajo y poner en el molde a levar de nuevo.
Yo hice uno uno mediano con 400 gr. de masa al que le eché las pepitas de chocolate y 4 pequeños de unos 75 gr. A dos de ellos les puse nutella, a otro dulce de leche y el último lo dejé sin relleno. 

Una vez la masa llegue al borde del molde pintamos con huevo batido y hacemos un corte con forma de cruz en la superficie. Horneamos a 180º unos 25 minutos, en mi caso, para el mediano y 15 minutos para los más pequeños. Si se tuesta demasiado taparlo con papel de aluminio.

Dejar enfriar del revés atravesándolo con unas brochetas. (Esto me lo salté porque lo hice en moldes de silicona, no en los típicos de papel)


En la foto superior se ve lo tierno que estaba el panettone recién hecho. Con ese interior y lo bien que olía no le hacía falta ni relleno. 

Os invito a un trocito virtual.


Me despido hasta el jueves y os dejo con mis compañeras de reto:


jueves, 11 de diciembre de 2014

Tronco blanco con muselina de pistachos


Aquí estamos de nuevo con otra receta navideña. Hoy os traigo un tronco blanco relleno de una muselina de pistachos para chuparse los dedos. La receta es del precioso libro de "Ladurée" que me tiene enamorada desde que me lo trajeron los reyes el año pasado. Es una crema suave, nada dulce ni empalagosa. Me llegó a lo justo para el tronco, aunque si más hubiera más le hubiera puesto. 

Hacer el tronco no tiene ninguna complicación, el proceso es un poco largo, pero paso a paso y con paciencia se llega a su fin. Y queda tan bonito... vamos con ello.

INGREDIENTES:

Bizcocho:
  • 4 huevos (separadas claras de yemas)
  • 125 gr. de harina de repostería
  • 125 gr. de azúcar
Almíbar:
  • 100 gr. de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • 2 cucharadas de brandy
Muselina de pistachos:
  • 90 gr. de mantequilla blanda
  • 180 ml. de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 50 gr. de azúcar 
  • 15 gr. de maizena
  • 60 gr. de pasta de pistachos (yo puse praliné de pistachos)
Ganaché blanca:
  • 180 gr. chocolate blanco
  • 60 gr. nata para montar

PREPARACIÓN:

Empezamos haciendo la plancha del bizcocho. Por un lado montamos las claras a punto de nieve. Por otro lado batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Tamizamos la harina y la incorporamos al batido anterior. Por último añadimos las claras montadas con movimientos envolventes. Vertemos la masa sobre una bandeja rectangular (la mía de 30x35cm.) cubierta con papel de horno y la alisamos bien. Horneamos unos 10 minutos con el horno precalentado a 180º. Sacamos la bandeja del horno y la dejamos enfriar unos minutos. Luego humedecemos un trapo y lo extendemos sobre la mesa, encima colocamos la plancha del bizcocho con el papel hacia arriba, lo despegamos con cuidado y lo volvemos a colocar dándole la vuelta. Enrollamos el bizcocho y lo dejamos enfriar totalmente.

Para el almíbar ponemos el agua con el azúcar en un cazo y dejamos hervir unos minutos. Retiramos del fuego, añadimos el brandy y dejamos enfriar. 

Nos ponemos con la muselina de pistachos. Para ello calentamos la leche en un cazo. En un cuenco batimos las yemas con el azúcar hasta tener una crema clara. Le incorporamos la maizena y vertemos un tercio de la leche caliente. Removemos bien y ponemos la mezcla en el cazo con el resto de la leche. Ponemos a hervir sin dejar de remover, la crema irá espesando. Retiramos del fuego, dejamos que pierda un poco de temperatura e incorporamos la mitad de la mantequilla. Tapamos con film y la dejamos enfriar. Por último la pasamos a otro cuenco y batimos hasta que esté homogénea. Añadimos la mantequilla restante y el praliné de pistachos y batimos hasta incorporar.

Para el ganaché calentamos la nata hasta que empiece a hervir y la vertemos sobre el chocolate troceado. Removemos hasta que se disuelva totalmente y lo dejamos enfriar.

Llega el momento de montar el tronco. Con cuidado desenrollamos el bizcocho, quitamos el papel de horno, lo bañamos con el almíbar y cubrimos con la muselina de pistachos. Volvemos a enrollarlo ayudándonos del trapo. Cortamos los extremos, uno más fino para ponerlo encima y otro más grueso para el lado, lo pasamos a la bandeja y lo cubrimos con ganaché blanca. Con un tenedor rallamos la superficie simulando el tronco. Espolvoreamos con azúcar glas y copos de nieve. 

Solo nos queda disfrutarlo!!!

lunes, 8 de diciembre de 2014

Bizcocho de zanahoria con glaseado de crema de cacao y avellanas


Hoy vamos a hacer un descansito de recetas navideñas para comernos un buen trozo de bizcocho de zanahoria con una deliciosa mezcla de sabores y textura húmeda y jugosa. 
Si ya por si solo el bizcocho está para no dejar ni las miguitas, con el glaseado es la bomba. Dista mucho del típico que se le suele poner al bizcocho de zanahoria, pero a veces apetece probar algo distinto y en este caso fue un acierto. Nos encantó. 


Sabéis de mi amor por los bizcochos de zanahoria y éste es de los que se llevan la palma. Os animo a que lo probéis y seguro que quedáis tan encantados como nosotros. 

Con esta receta participo en el "Concurso de bizcochos Tulipán" organizado por Pequerecetas y Tulipán. Pasaros por la web y veréis que el concurso merece mucho la pena. Yo no dejo de soñar con ese aparatito, jeje. 



INGREDIENTES:

Bizcocho:
  • 215 gr. de margarina Tulipán
  • 250 gr. de zanahoria rallada 
  • 3 huevos 
  • 60 gr. de azúcar blanco
  • 60 gr. de azúcar moreno
  • 150 gr. de harina de todo uso
  • 50 gr. de harina integral
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/4 cucharadita jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
Glaseado:
  • 75 gr. de crema de chocolate y avellanas
  • 20 gr. de margarina Tulipán
  • 30 gr. de leche


PREPARACIÓN:

Empezamos preparando el bizcocho, para ello engrasamos un molde de 18 cm con spray desmoldable. Precalentamos el horno a 180º. 
Tamizamos las harinas con la levadura, jengibre, canela y nuez moscada. Rallamos las zanahorias.
Batimos la margarina Tulipán con los azúcares hasta que estén bien mezclados. Vamos incorporando los huevos uno a uno sin dejar de batir. 
Añadimos la harina en dos o tres veces. Por último integramos la zanahoria en la mezcla.
Vertemos la masa en el molde, alisamos la superficie y horneamos unos 40 minutos. 
Dejamos enfriar sobre la rejilla 10 minutos, damos la vuelta y desmoldamos. 

Para el glaseado ponemos al baño maría la crema de chocolate y avellanas con la margarina Tulipán y la leche. Removemos hasta que esté bien mezclado. Dejamos enfriar.
Ponemos el glaseado en una jarrita y lo vertemos por encima del bizcocho. Lo podemos echar todo o dejar un poquito para que cada uno se sirva a su gusto.


Otra de las ventajas de este bizcocho es que si sois pocos a comer como nosotros, con el paso de los días sigue igual de rico y jugoso. Seguro que no tendréis posibilidad de comprobarlo, jeje.

Hasta el próximo día.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Polvorones de praliné de avellanas


Hoy otra propuesta de mis dulces navideños favoritos. Después de hacerlos con praliné de pistachos tocaba hacerlos con el de avellanas. Si me obligaran a escoger me quedaría con los polvorones de pistachos, pero porque rechazar a uno cuando puedes tener los dos.

Es tan sencillo y con un resultado tan bueno, que no hay excusas para hacer estos dulces. Para mi es una tentación tener una cajita de polvorones delante, acabo con ellos en menos de lo que canta un gallo. 

INGREDIENTES: (unas 2 docenas)
  • 120 gr. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 250 gr. de harina
  • 120 gr. de azúcar glas (un poco más para espolvorear, si quieres)
  • 60 gr. de praliné de avellanas

PREPARACIÓN:

Empezamos tostando la harina a 140º unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando. Dejamos enfriar totalmente y tamizamos. 
En un bol ponemos la manteca, el azúcar, la harina y el praliné de avellanas. Amasamos hasta que esté bien mezclado. 
Estiramos la masa del grosor deseado, en mi caso 1´5 cm. y cortamos porciones con el cortapastas que vamos colocando sobre papel de horno. Estiramos y cortamos de nuevo los recortes hasta terminar la masa.
Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 8 minutos. Estarán un poco blandos al sacarlos, cuando enfríen se podrán manipular.
Espolvoreamos con azúcar glas por encima y los disfrutamos.




lunes, 1 de diciembre de 2014

Ternera estofada al romero


Después de tanto dulce ya tocaba salado, que no solo con azúcar se come, jeje. 

Me encantan los estofados hechos lentamente donde la carne queda tan blanda que se rompe casi con mirarla. Si además está acompañada de ricas patatas y zanahorias con todo el sabor de la salsa ya es de lo mejorcito. Pero para rematarlo, si la carne es tan buena como ésta de la vaquita de mi suegro, es para echar fuegos artificiales. Ternera 100% gallega.

INGREDIENTES:
  • 700 gr. de carne de ternera para estofar
  • una cebolla
  • un diente de ajo
  • un puerrro
  • 2 zanahorias en rodajas
  • 180 ml. de vino tinto
  • 400 ml. de caldo de carne (el que haga falta para casi cubrir la carne)
  • 4 patatas pequeñas
  • harina
  • sal
  • pimienta 
  • romero

PREPARACIÓN:

Salpimentar la carne, pasarla por harina y dorarla en un poco de aceite. Reservar. 
Picar el diente de ajo, la cebolla y el puerro menudos, sofreirlos en una cazuela con el aceite de dorar la carne. Incorporar las zanahorias en rodajas. Añadir el vino y dejar evaporar.
Incorporar la carne, unas agujitas de romero, cubrir con el caldo y dejar que se haga una horita a fuego lento. Cortar las patatas rompiéndolas y añadirlas a la cazuela, dejar unos 40 minutos más. Rectificar de sal y servir calentito.


Y si sobra, la aprovechamos... próximamente

viernes, 28 de noviembre de 2014

Polvorones de pistacho


Hola!!! Os parecerá muy raro verme por aquí por tercera vez esta semana, pero es que no podía dejar pasar la ocasión de participar en el Concurso para blogueras de recetas para el Día de Reyes que organizan Claudia&Julia y Top Chef La Revista.

El día que los Magos de Oriente llegan cargaditos de ilusión much@s nos encontramos preparando el típico roscón para el postre. Me encanta el roscón, pero más me gustan los polvorones, por eso no imagino un día tan especial sin una bandejita de ellos para terminar el menú. 


Creo que ya os confesé en alguna ocasión que los comería todo el año de lo mucho que me gustan, sin duda son mi dulce favorito de estas fiestas.
No pasa un año que no los haga y rápido vuelan, por eso siempre hay que repetirlos. ¡Cómo si eso fuera un problema! jeje.

De pistachos todavía no los hiciera, ni probara (por aquí no los encuentro) y por fin les llegó el turno. A la masa del polvorón le incorporé una buena cantidad del delicioso praliné de pistachos que os enseñé el lunes y además a algunos les puse también pistachos picaditos para encontrarse algún tropezón. 
Deciros que de cualquiera de las dos maneras están riquísimos. Si no os gusta encontraros trocitos de frutos secos en los polvorones (a mi no me suele gustar, pero en este caso me encantaron) sin ellos están igual de ricos y con auténtico sabor a pistacho.



INGREDIENTES: (unas 2 docenas)
  • 120 gr. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 120 gr. de azúcar glas
  • 250 gr. de harina
  • 60 gr. de praliné de pistachos
  • 30 gr. de pistachos picaditos (solo para la mitad de la masa, para toda aumentar cantidad)

PREPARACIÓN:

Tostamos la harina en el horno unos 20 minutos a 140º, removiendo de vez en cuando y cuidando que no se tueste de más. La dejamos enfriar totalmente y luego la tamizamos. 
En un bol ponemos la manteca blanda con el azúcar glas, la harina y el praliné. (Aquí puedes ver como lo hago yo) Amasamos un rato hasta que esté bien mezclado todo. 
Dividimos la masa en dos partes y a una de ellas le añadimos los pistachos picaditos. Con un rodillo la estiramos del grosor deseado (Los míos son de 1,5 cm, no me gusta hacerlos demasiado gorditos) y vamos cortando los polvorones con el cortapastas, en mi caso en forma de estrella, y colocandolos en una bandeja de horno. (Para facilitar el estirado de la masa la colocamos entre papel film y es coser y cantar) Volvemos a amasar los recortes y estiramos y cortamos de nuevo. (Se puede meter en la nevera un rato para facilitar el trabajo)
Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 8 minutos, en mi caso. Vigilar que no se tuesten y no queden duros. Al sacarlos del horno aún estarán un poco blandos, dejarlos enfriar y podréis manejarlos.


A disfrutarlos!!!